Broken Bells – After the Disco, repasado track por track

Broken-Bells-After-The-Disco2

Dos de los más grandes representantes de la música contemporánea, Brian Burton y James Mercer, el primero la mente maestra detrás de Danger Mouse y el otro compositor y guitarrista de The Shins, han creado un dúo creativo como pocos en la industria musical. Broken Bells es un proyecto que combina elementos de cada artista que dan como resultado un trabajo exquisito que se disfruta desde su lanzamiento homónimo de 2010. Alejado de ser un álbum de indie rock, en After The Disco —su más reciente producción— podemos escuchar ciertos toques de The Shins, y las atmósferas digitales de Danger Mouse. El álbum aparentemente tiene una sensibilidad popera, pero también incluye elementos de la música disco de los ‘70, al apegarse al sonido de clásicos del género Bee Gees y Y ABBA.

Su primer track “Perfect World” carga con toda la esencia del disco; un ritmo indie-pop que nos recuerda un poco a los sintetizadores y coros de The Killers. Aún así es una excelente canción de enganche, ya que desde este punto despierta el interés por conocer más.

Con referencias sonoras de Daft Punk, el homónimo y segundo tema del disco (“After the Disco”) es una canción digerible con tintes electrónicos que puede formar parte de los playlists de cualquier DJ. La voz de Mercer es el eje principal al acompañarse en perfecta sincronía con los beats y secuencias de Burton.

“Holding On For Life” -segundo sencillo de este disco- es una exquisita mezcla entre dream-pop y el ya mencionado sonido disco a la Bee Gees. El groove de bajo aquí toma fuerza, pero combina con la sutileza cada elemento de la canción.
Si de intermezzos hablamos, “Leave It Alone” se queda con los aplausos. De los beats apasionados en el track que le antecede, el dúo de Los Ángeles nos transporta a una canción acústica que sintetiza la voz de Mercer con una sencilla guitarra y sampleos down-tempo que hacen perfecta sintonía de texturas auditivas.

Sin tantos cambios avanza el disco con temas igual de disfrutables como “The Changing Lights”, “Control” y “Lazy Wonderland”; en esta última se nota un ligero sonido country con coros surrealistas cuya naturaleza campirana la convierte en una de las más queridas.

El sonido más cercano a The Shins se da con “Medicine”, una canción apegada a ese característico indie rock de los de Nuevo México. Avanza el disco con dos temas de ambientación relajada y minimalista: “No Matter What You’re Told” y “The Angel and the Fool”. Ambas funcionan como interludio para dar cierre al ciclo: “The Remains of Rock & Roll” (cualquier parecido con Led Zeppelin es mera coincidencia), otra pieza con tintes country, pero con un toque futurista que hace consonancia con el total de la producción.

La incursión que hace Broken Bells en la música disco, hace de este álbum un material que sorprende por ese juego bien estructurado de sonidos y corrientes musicales. Además, demuestran que apostar por armonías consumidas que no están en el hype actual es válido y gusta cuando lo trabajas con calidad. Ya veremos si Burton hace lo propio con el nuevo álbum de U2 que producirá este mismo año.

Leave a Reply