El Columpio Asesino y sus ‘Ballenas Muertas en San Sebastián’

el_columpio_asesino_ballenas_muertas_en_san_sebastian-portada

“El 13 de enero de 2012 el crucero italiano Costa Concordia encalla. Mueren 32 personas. Huye el capitán. El 6 de diciembre del mismo año aparece varada una ballena en La Concha de San Sebastián, donde fallece. La similitud de ambas imágenes nos pareció un símbolo brutal del naufragio que estamos presenciando cada día. El cataclismo de una época, de unos valores, de un sueño que no acabamos de alcanzar: Ballenas Muertas en San Sebastián”. Estas fueron las palabras que Álbaro Arizaleta lanzó en respuesta al por qué este disco lleva dicho título en una de las tantas entrevistas que el grupo de Pamplona dio a la expectativa del lanzamiento de su quinto álbum de estudio.

Llevamos 15 años del constante rechinido de un Columpio Asesino que nos ha paseado por distintas etapas/escenarios y que, al parecer, este puede ser el escalón decisivo. Bienvenido todo aquel que después de bailar toda la noche con “Toro” se ha enganchado con una ardiente “Babel”, porque aunque esta ballena palpita por escasos 30 minutos, la fuerza con la que lo hace te da la impresión de que algo siempre está desencajado.  Aquí ya no existe una “caja de música” que acompañe la muerte del trompetista que ha dado muchas veces un buen soundtrack mientras se mira por la ventana cada vez que hay oportunidad de crear historias mentales tan versátiles como el cambiante paisaje de la carretera.

Finalmente es la evolución natural de una banda, con la cual sus fieles escuchas también han ido madurando, el aprendizaje en la vida nunca es lineal, y las canciones de El Columpio tampoco lo son. Dicha evolución se nota en su sonido minimalista y con menos acordes melódicos; en momentos tan monótono y crudo que es hipnotizante como el pulsante beat en casi todos sus cortes. Como en todo hay etapas: hay patrones, reversas y avances abismales que llenan de miedo y duda. Nace el coraje y es ahí donde sacas las uñas para decir “ya no más”. Así es la carrera de una de las bandas más representativas de la escena española y una de las más conocidas en nuestro país.

Un intro y ocho canciones que generan a quien lo escucha un mar de preguntas nuevas y un poco de desasosiego. En “Ballenas” ya no se percibe la premisa de un “estoy tocando fondo” como en su álbum “Diamantes“. Aquí ya estamos en el fondo y depende de la decisión y fuerza de cada quien arrastrarse en el fondo de este mar de nada, o tomar el camino que nos sacará a flote con la fuerza (más mental que física) que nos pueda quedar. Todo está en contestar las preguntas desconocidas hasta esta etapa de la lírica de El Columpio Asesino.
columpio-asesino
Esta ballena es una sociedad varada que ya no sabe a dónde ir -y aceptémoslo-, nos gusta sufrir y quedarnos un buen rato en donde nos sentimos seguros. Tal vez, un par de escuchas a este gran álbum les provoque la fuerza para decir las cosas de las que uno escapa por la violentas con que se escucha; tal como “Entre cactus y azulejos” o “La lombríz de tu cuello“. A todos nos han tachado de soberbios en algún punto de nuestras vidas. No todo está perdido en esta ballena muerta que palpita a un ritmo constante que muchas veces se llena de ruido. “La espalda del mar” -en voz de Cristina Martínez-, nos comparte un sentimiento de estar listos para sentirnos de nuevo como un pez en la ola y llegar a ese lugar utópico para comenzar de nuevo.

En este álbum no hay cabida para piezas de relleno. Todo es violento, pero también concreto. Son 8 granadas que podrían explotar en el oído por susurrar cosas que estremecen hasta al que tenga nulo entendimiento del movimiento pendular de este Columpio. Tal vez en la primera escucha esta ballena hieda, pero está muerta con las entrañas expuestas… ¿Cuántas veces has estado moribundo a la orilla del mar frente a ese azul lleno de nada e inhóspitamente te llegan esas ganas de revivir? … ¿Cuántas? Te estás riendo demasiado y no le veo la gracia.

Link para encontrar en Spotify ‘Ballenas Muertas en San Sebastian‘ de El Columpio Asesino.

Leave a Reply