Daniel Johnston, bipolaridad convertida en música. #Marvin14

daniel_johnston
La corriente naif, se caracteriza por la ingenuidad y espontaneidad de —casi siempre— pintores autodidactas con una graciosa falta de conocimientos teóricos y técnicos. El término también se relaciona con otras artes; por ejemplo: en la música hay un peculiar individuo que se caracteriza por ser bastante ‘naif’; tanto en sus dibujos como en las letras de sus canciones muchas veces grabadas con cierta falta de recursos y conocimientos sobre música, impregnadas en esa torpe y flaca voz (un tanto caricaturesca) y una sucia manera de tocar la guitarra.

Daniel Johnston está atrapado en un mundo visceral trastocado por un trastorno bipolar que le ha provocado serios problemas de salud física y mental. Ni la Internet ni la vida en pareja formaron jamás parte de su entorno. A pesar de que hay grandes foros de discusión sobre él en la red y un sitio dedicado a todo su trabajo (manejado por su hermano), para Johnston las computadoras (y la tecnología en general)  son peores demonios que los que se le aparecen cada que compone una canción. Por su parte el amor nunca le fue correspondido —maldita “Laurie”; sin embargo, este trascendente personaje que nunca ha gozado de fama en vida —y que seguramente hasta después de su muerte será tomado en cuenta, así como muchos otros iconos de la música—, es admirado tanto por bandas legendarias como por un sin fin de seguidores en todo el globo.

La música de ‘la leyenda de Austin‘ ha influido en muchas generaciones por sus letras crudas, deprimentes y oscuras, mismas que cualquier artista daría lo que fuera por hacer; canciones con la verosímil facilidad de empatía, tal como el atormentado Johnston crea discos completos. Lamentablemente, su creatividad se ha estancado por dificultades de salud en las que en el caso del irónico ‘Fun’ —un álbum que no vendió más de 6000 copias y que fue producido cuando pasaba por una gran depresión—, le llevó a terminar la relación con la disquera Atlantic Records. Afortunadamente, hasta la fecha y pese a su condición mental, no hay obstáculo que el ídolo de Austin no pueda superar; viaja por todo el mundo y comparte sus excepcionales creaciones.

Este 17 de mayo, Daniel Johnston llega como acto principal al Festival Marvin en su cuarta edición. Realmente es un acto completa y altamente recomendable, ya que es muy probable que sea la primera y última vez que el más grande fenómeno pop y artista visual “outsider” americano pise tierra Azteca, por cuestiones de salud y edad. Él se presentará en el escenario del Salón Covadonga a las 7:45 p.m. y la entrada a este show será con un boleto adicional con costo de 200 pesos.
Más info: http://festival.marvin.com.mx/

Si quieren saber más acerca de Daniel Johnston los invitamos a ver el documental ‘The Devil and Daniel Johnston’ de Jeff Feuerzeig, aquí el trailer:


4-560x865

Leave a Reply