Jumbo-FOTO

Reseña: Jumbo en el Lunario del Auditorio Nacional

La noche de muertos cumplió su objetivo: recordar. Fue como echar el tiempo atrás y traer al ahora los días de despreocupación, los días primeros de la juventud en los que los problemas y obligaciones eran pocos; días en los que música de Jumbo dominaba buena parte de nuestra vida ligera y también de nuestros reproductores musicales (en aquella salida del CD y entrada de un formato desconocido llamado MP3 que podría caber en un teléfono celular de impresionantes 256 MB).

Después de una tibia (por la reacción del público) pero interesante (por la la propuesta de la banda) apertura de Calacas Jazz Band, el Lunario del Auditorio Nacional se encargó de recibir y encapsular todos los recuerdos y añoranzas de los días pasados por espacio de 80 minutos, en los que Jumbo presento su nueva producción, Alfa Beta Grey‘ y también, permitió que sus éxitos noventeros respiraran hondo.

La banda regia, aprovechó la atmósfera de noche de muertos y decidió salir a escena con un maquillaje que hacía referencia a la muerte, a esqueletos. Abriendo con “Bala Perdida”, tema primero de su nuevo álbum, Clemente Castillo pudo reponerse a las complicaciones de sonido para acoplar perfectamente el mood de protesta de la canción con la de su potencia vocal. A este teme le siguió “El fin del mundo (y este absurdo caos que echamos a andar)”, para así continuar mostrando su Alfa Beta Grey  que les ha valido una nominación al Grammy Latino.

Después de agradecer al público capitalino por su presencia, los de Monterrey dieron pie a una de sus pocas piezas instrumentales. “Motocicleta”, acompañada de la psicodelia a la que nos remiten esos guitarrazos cargados de over drive y el teclado con sabor a órgano. Continuaron las canciones viejitas con “Cámara Lenta”, “En Repetición”, “Cada vez que me voy” y “Fotografía” que provocaron la nostalgia entre la banda y el público; todo ello resultando en un agradecimiento de Clemente por la compañía incondicional desde hace 16 años.

Regresamos a la presente década con “Alto al fuego”, muestra perfecta de la faceta de protesta que ha mostrado la banda regia desde ese álbum homónimo de 2011. Las pantallas acompañaron el llamado de paz de Jumbo con imágenes de Nelson Mandela, John Lennon, Martin Luther King y la Madre Teresa de Calcuta. Rescatamos el hecho de que cada canción, TODAS, tenían una dinámica visual diferente, siendo las de las canciones de protesta las más elaboradas.

Después de una pausa tras una falla con las cuerdas del bajo de Charly y una improvisación para no dejar caer el ánimo de los presentes, el Lunario reventó con “Rockstar” en la que por momentos la voz de Castillo fue opacada a causa de los gritos desenfrenados del público. Siguieron “Cambio y Fuera”, “Aquí” y “Siento que…” con la que la agrupación norteña se despidió después de recordar la primera vez que tocaron en el D.F. Después de unos minutos, Jumbo regresó para poner punto final a la noche de recuerdos con “Lo Dudo”, tema original de José José.

Leave a Reply