Captura de pantalla 2014-12-16 a las 21.09

Los 7 mejores álbumes del 2014

Por @aldoelhombre

El año se ha ido y con él muchas, pero muchas producciones discográficas. Melodías y álbumes enteros que nos pusieron a bailar, a cantar o incluso a tristear por un buen rato; ¡y qué decir de las presentaciones que pudieron ofrecer algunos de estos artistas en sus visitas a México! Este 2014, fue un año redondo, que pese a no entregar producciones de leyendas (salvo el caso de la recopilación de David Bowie y el nuevo álbum de Robert Plant) sí nos permitió escuchar nuevos sonidos y artistas que prometen bastante para años venideros.

Sin más preámbulos les dejamos a continuación nuestro conteo de los mejores 7 álbumes del veinte catorce. ¿Cuál faltó?, ¿cuál sobró?, ¿cuál merecía más?… esperamos sus sugerencias en nuestros canales de comunicación:

7. FKA Twigs – ‘LP1‘: Pasa algo extraño en el R&B contemporáneo: su momento de mayor popularidad coincide con la época de mayor experimentación dentro del género. Precisamente es FKA Twigs quién más se permitió juguetear en su álbum convirtiéndose así en una de las propuestas más arriesgadas del año, pero sobre todo, bien logradas. El ‘LP1‘ es pura delicadeza: bases construidas con dos o tres elementos mínimos (como un palito que deforma una lata), mientras poco a poco la paleta sonora va de ruidos de cables en cortocircuito a sintetizadores futuristas que hacen apariciones breves. Hay mucho espacio vacío y, sin embargo, el nivel de detalles es sofocante.

6. Perfume Genius – ‘Too Bright’: Los constantes cambios de ritmo, sus pasajes que incluyen coros celestiales, delicadas notas en el piano, gritos profundos y en suma la gran cantidad de texturas que Mike Hadreas ha desarrollado en este proyecto personal, suena hoy muy interesante. La homosexualidad es central en el trabajo de Perfume Genius y al final, haga lo que haga Mike Hadreas; su música siempre servirá de vehículo para la canalización de unas emociones perturbadas y tristes, pero su sensibilidad logra convertir hasta el más inquietante de los escenarios narrados en sus letras en algo hermoso.

5. Jungle – ‘Jungle’: Una de las grandes revelaciones del año. Jungle nos entregó un material con baile de principio a fin, con tracks cargados de influencias ochenteras y negritud que además quedaron perfectamente plasmados en videos musicales alucinantes. Cabe señalar que este álbum (junto con el de FKA Twigs) se encuentra nominado al Mercury Prize como uno de los mejores lanzamientos del 2014.

 

4. St. Vincent – ‘St. Vincent’: Una de las máximas exponentes del indie rock nos entregó en esta producción, sucesora de su trabajo en colaboración con David Byrne, una paleta perfecta de sintetizadores que suplieron la distorsión de las guitarras de sus anteriores trabajos. Una oda al desamor y a la superficialidad humana que musicalmente mejora, madura, se muestra más limpio y deja en claro que Annie Clark. Incluso encontramos un mejor trabajo en los visuales que acompañaron su trabajo. Basta ver la bella elaboración del video de su sencillo “Digital Witness”.

 

3. Mac DeMarco – ‘Salad Days’: La consolidación del proyecto musical más divertido de Canadá. ‘ Salad Days’ llenó de frescura nuestros oídos este año con ese peculiar indie rock y esas guitarras melosas y etéreas; todo ello englobado en un contexto lo-fi que imprime ese sello distintivo de DeMarco que alguna vez ya pisó suelo mexicano en el marco de un festival NRMAL.

 

2. Beck – ‘Morning Phase’: Uno de los álbumes más esperados del año. Beck Hansen supo reconquistar a aquel público que se empezaba a olvidar de él con una entrega completamente orgánica y repleta de todos los instantes y experiencia que un tipo como Beck ha vivido. La de Hansen fue probablemente la presentación más nostálgica del pasado Corona Capital.

 

1. Jack White – ‘Lazaretto’: Lanzado a mediados de este año, éste el segundo disco como solista del gran Jack White, nos dejó ser testigos de su potencial destructivo. ¿Mejor prueba que el sencillo que da nombre al álbum? Esta placa que se posiciona a la altura de su Blunderbuss, su disco debut, que si bien se apega al estilo mostrado en aquella placa y parece ser una continuación, encontramos a un White maduro y consciente de lo que puede lograr añadiendo más instrumentos al ensamble o deforma el sonido que estos emanan. Además, “Lazaretto” nos permitió gozar por fin del pálido Jack en México, donde dio uno de los mejores shows en la pasada edición del Festival Corona Capital.

 

Leave a Reply