Boyhood, una vida, una película. #WMiércolesDeCine

En alguna ocasión más para los que nacieron a mediados de los 80, descubrimos a un joven Jim Carrey como protagonista de la película The Truman Show. Un reality show que contaba 24/7 la vida de un sujeto (desde su nacimiento hasta bien entrados los 30), que vivía dentro de una ciudad-burbuja diseñada única y especialmente para él, hasta que se da cuenta que está siendo observado. Sabemos que esta historia tiene mucho (todo) de ficción, pero quizás fue uno de los primeros modelos o acercamientos a este tipo de narrativas. El año pasado llegó Richard Linklater a romper con todo —incluso el intento fallido de VonTrier de hacer una película de este calibre—, lo que se podía haber hecho en el cine sobre la vida (real) de un sujeto… durante doce años.

En 2002, Linklater hizo un casting para niños de seis años, en éste eligió a Ellar Coltrane, a quien filmó durante doce años (pero en tan solo 39 días de rodaje) pequeños fragmentos de su vida. De este experimento audivusual nació Boyhood (momentos de una vida), filme del género dramático, que narra la frágil transición de la infancia a la adolescencia. Mason (Coltrane) nos sumerge en sus aventuras y desventuras, desde mudanzas, relaciones fallidas, momentos únicos y también de desdicha; una constante mezcla de desgarro y sorpresa. Todo canalizado a un viaje íntimo por la euforia de la niñez, y los constantes e inevitables giros de la vida con el paso del tiempo.

Recordemos que Boyhood fue galardonada como Mejor Película, Mejor Actriz de Reparto y Mejor Director en la 72 entrega de Globos de Oro celebrada este año. Y por si fuera poco, también está nominada en las siguientes categorías a la 87 entrega de los premios Oscar: Mejor Película, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Director, Mejor Edición y Mejor Guion Original.

¿Necesitan más razones para verla?

Leave a Reply