Screen Shot 2016-04-13 at 8.11

Pink Floyd – “Wish You Were Here”. #TrackDelDía

La canción que da título al noveno álbum de la banda Pink Floyd tiene una historia que contar. Todo comenzó cuando la banda se formó en 1965 por Nick Mason, Richard Wright, Roger Waters y Syd Barrett, quien era líder de la banda en ese entonces. A pesar de su talento en la guitarra y en el manejo de la banda, pronto Barrett comenzó a mostrar diferencias con el resto de los integrantes. Éstas, de pronto, se volvieron intolerables para el resto y fue despojado de su propio grupo.

La mayoría pensaba que era una cuestión de abusos: había consumido tanto LSD y otras drogas psicoactivas que su cabeza había comenzado a delirar. Cuando alguien tiene un problema mental por drogas, es difícil ser empático. Es común pensar que el sujeto en cuestión, en ese caso Syd Barrett, simplemente debería dejar de consumirlas; sin embargo, el problema del ex guitarrista de Pink Floyd era mucho más profundo. Tenía una enfermedad mental severa. Al terminar en el psiquiátrico, Roger Waters y el resto de la banda sintieron culpa por despojarlo de la banda, no apoyarlo y no tolerar su locura. Finalmente su problema era clínico y verdadero, no sólo una cuestión de abusos.
Barrett se convirtió en el fantasma de Pink Floyd. Se aparecía de vez en cuando en eventos, grabaciones y bodas, con un aspecto muy diferente a como lo recordaban en la banda. Se dice que una vez se presentó durante una grabación, era un hombre gordo, pelón y sin cejas, irreconocible para los integrantes. Solo los felicitó por el trabajo y se fue. Para limpiar la culpa de haberlo sacado de la banda, y sustituirlo con David Gilmour, Pink Floyd le dedicó abiertamente la canción de “Wish You Were Here”. Es un homenaje a la amistad, al cariño y un grito a la ausencia mental que Syd Barrett presentó en sus últimos años.