Category Archives: CLASSIC

Icons of the industry

El ‘Por Qué’ siempre es necesario un ‘Extra’ de David Bowie.

Después de diez años de inactivdad tras un infarto, David Bowie regresó con un nuevo material en 2013. The Next Day vio la luz el 8 de marzo con gran aprobación, tanto crítica como en ventas. Bowie regresó laureado y aplaudido, aunque dejando esa vaga impresión que el motivo de tanto reconocimiento era más a causa de la relevancia del personaje que del material en sí. Muchos argumentan cercanía a los momentos brillantes en la trilogía de Berlín, otros no lo considerarían cerca de sus mejores trabajos. Sin importar opiniones, The Next Day devolvió vigencia, palmarés y certidumbre a la más que consolidada carrera de Bowie.

A inicios de noviembre fue reeditado el álbum en una edición especial que incluye el material completo de catorce canciones, un DVD con los vídeos de los cuatro sencillos promocionales (“Where Are We Now?”, “The Stars (Are Out Tonight)”, “The Next Day” y “Valentine’s Day”) y aparece un tercer disco, al cual se le dio a conocer como The Next Day Extra; en este aparecen los tracks adicionales de la edición en vinil, dos remixes, el track exclusivo de la versión japonesa y cuatro canciones nuevas. Más allá de las obvias intenciones de consumo y venta, la aparición de este EP con diez canciones aparece en el mismo contexto del silencio de una década por parte del camaleónico artista, lo cual nos permite revisar y comprobar si The Next Day Extra es realmente, un elemento para distinguir si la apreciación crítica hacia el álbum es un capricho de aficionados de nueva generación o una manera de comprender y asumir la evolución del experimentado artista tras su hiato más significativo.

El complemento de la última producción en la trayectoria de álbumes oficiales del londinense abre con “Atomica”; un track sexy y con toda la esencia glam de por medio. La energía de la canción es ágil, seductora, fácil de adaptar y con la contundencia digna de abrir cualquier concierto. Con esa misma facultad y acompañada de coros gospel, aparece después de la mitad una energética “Born in a UFO”, a la que le sigue “I’ll take you there”, en una etapa dentro del EP/Álbum extra que no alcanza a prosperar pese a la capacidad rítmica, habilidades vocales o las evidentes diferencias con el legado auténtico de Bowie. Un ejemplo conocido de dos minutos es mostrado en la instrumental “Plan”, la cual fue incluida en la versión vinil y dio ligeros visos de existencia al inicio del vídeo “The Stars (Are Out Tonight)”; una muestra que tal vez habría quedado un poco más relevante en su carácter anónimo que en esta edición enriquecida de TND, pues suena casi sobrante en la colección.

“Like a Rocket Man” es una canción pop que oscila entre guiños de Abbey Road de los Beatles y una composición añeja de los mods. La cual revienta con guitarras contundentes como en los potentes rompimientos de la década de los noventa. No es el track más sólido en el complemento de la producción, pero da continuidad a una rítmica primera mitad y prepara el camino para la parte más interesante. Esa es la que comprende las tres últimas piezas en este trabajo: “I’ll take you there” es la pieza con poderosa guitarra que parece no extrañar la comunicación con el puertorriqueño Carlos Alomar, mientras que “God Bless the Girl” engancha con sus coros gospel, al mismo tiempo que se acompaña con un fino piano, muy similar al que ha aparecido en trabajos de James Murphy. “So She” es una amigable y encantadora pieza pop que da cierre a esta versión agregada de la última placa de David Robert Jones. Cerrar con una canción agridulce redondea el halo de nostalgia con el que fue compuesto todo The Next Day, pues conmemora y visita la trayectoria de este cambiante y renovado músico. En este caso, fue como visitar la última etapa discográfica que se vio trunca en 2004.

Las imágenes delatan a un músico cuya edad ya no se puede resguardar bajo la máscaras de la cirugía; sin embargo, su aparición en el comercial de Louis Vuitton -que muestra el Venetian Mix a “I’d Rather Be High”- ejemplifica a la perfección la mezcla de estilo, fuerza y elegancia. La mayor virtud en esta canción radica en involucrar el clavicordio, aunque en esencia es lo mismo. Lo más sobresaliente en esta decena y el probable motivo a considerar este complemento de álbum digno de un amplio texto es el mix de James Murphy a “Love is Lost”. No sólo por la clara alusión a momentos pasados en la trayectoria de Bowie –como el sampleo de “Ashes to Ashes” a medio track- o la clara progresión bailable que tan arraigada tiene el de DFA Records, sino el modo tan elegante que homenajea la trayectoria del británico. Tal vez toma diez minutos de duración para hacer una pieza bailable, pero el “Hello Steve Reich Mix” evoluciona con tal naturalidad que parece que de forma unitaria representa el segmento más distintivo de la decena. Tan digno de escuchar como de revisar más de una ocasión, aunque no se disfrute tanto el trabajo de Murphy o LCD Soundsystem.

Más allá de calificativos, The Next Day Extra es un complemento digno del comentado regreso del icónico Bowie a la industria discográfica. Homenajea y consolida la madurez de un músico, cuya naturaleza cambiante es bien ejemplificada a lo largo de dos discos y un DVD. No sabemos si es el cierre para la mítica e inigualable carrera de David Bowie, pero al menos visita todos los lugares posibles de su extensa y nutrida trayectoria. La apreciación del trabajo -en su completa totalidad, valga la redundancia- hace más que recuperar escenas de su pasado y acumular nostalgias, sino que ayuda a entender una amplia extensión de los géneros que ha visitado el llamado “Camaleón”. Su trabajo no buscaba el reconocimiento crítico, pues ya no lo necesita. Más que lograr remuneración o reconicimiento, el icono buscó acercarse más a reconocer su propio trabajo que puede –o no, esperemos- estar alcanzando su ocaso.